Islas divergentes

12 de enero de 2009

Ángel Gonzalez, viviendo un año después


CÓMO SERÉ...
¿Cómo seré ocuando no sea yo?
Cuando el tiempo haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos.
Pensaré en ti, tal vez.
Seguramente,mis sucesivos cuerpos
-prolongándome, vivo, hacia la muerte-
se pasarán de mano en mano
de corazón a corazón,
de carne a carne,
el elemento misterioso
que determina mi tristeza
cuando te vas,
que me impulsa a buscarte ciegamente,
que me lleva a tu lado
sin remedio:
lo que la gente llama amor, en suma.
Y los ojos
-qué importa que no sean estos ojos-
te seguirán a donde vayas, fieles.

3 comentarios:

pulala dijo...

Ángel González, siempre.
Qué grande, qué aquí, dentro, siempre.

Jorge García Torrego dijo...

Si, ahí dentro.
Aquí...

Anónimo dijo...

Escucho tu silencio,
oigo
constelaciones: existes.

Creo en ti.
Eres.
Me basta.