Islas divergentes

31 de enero de 2012

Violeta




Violeta que se desangra
Violeta
que huele a flores que salen en los vasos,
en la frente de los niños que sueñan con gallinas
de oro.

A veces,
la cordillera es esa sierra que corta las venas
pero otras
peina la melena con sus picos blancos
y la voz rota.

La cantante que sangraba telares
la pintora que paría canciones
la escultora,
que cosía violetas.

Violeta excesiva,
Violeta que no para, que se rompe
que nace de la caída, del llanto que se abre
que rompe contra el suelo
y que llena la guitarra de palomas heridas
y gavilanes. 




No hay comentarios: