Islas divergentes

3 de agosto de 2012

Cuando Lebron te espera a la salida del colegio (Felipe Reyes y Víctor Claver)




¿Cómo cojones hace Felipe para saber dónde va a caer el rebote? Esto es lo que seguramente se pregunta el Arsenio Cañadas este, que es un cansino, un pesao, un listillo que no tiene ni idea. Hay una cosa que se llama instinto. Navarro lo tiene para soltar la bola con la parábola exacta para que entre limpia y Felipe lo tiene en saber cómo golpea la bola el aro y el tablero para saber dónde va a salir. Y trabajo, porque el talento innato que tiene no valdría de nada sin un curro enorme. Soy del Estu, y aún me acuerdo cómo este tío fallaba más tiros libres que el legendario muñeca de madera Shaq. Qué rabia, qué pena, que no aprendiera antes, por ejemplo en aquella final contra el Barça de hace diez años. Era otra época y ahí solo era capaz de meter la bola desde un radio no mayor de tres metros. Y cómo ha cambiado la cosa. Sigue echándole las narices que le ha echado siempre pero es que ahora la defensa tiene que salir a puntearle. Hubo una época en la que incluso se metía triples el muy mamón. Si pensamos que Felipe es nuestro cuarto pívot, que hay tres, en teoría, mejores que él, debemos estar tranquilos. Dará minutos a los tres titulares y lo hará bien. Felipe es un seguro. 


El otro día, cuando me enteré que Claver se iba a la NBA, a los Portland, me dije “vaaaaaya mojón os habéis llevao, majos”. Y ayer, cuando veía un chapón que este señor que tenía horchata en la sangre le hizo a un jugador australiano me dije, “joder, a ver si va a ser bueno”. 

El problema era que iba a ser bueno desde hace cuatro años. Eterna promesa que ya cansa. Siempre iba a los torneos por delante de otros que yo creía que lo merecían más como, por ejemplo, Suárez. Bueno, el caso es que iba a las convocatorias, no jugaba nada porque el señor Gominolo no quería, pero ahí estaba, cogiendo galones… o lo que fuera. El caso es que en esta preparación empecé a ver cosillas. Que se jugaba los triples sin cortarse, que se aplicaba en defensa y que se había hecho una trasfusión, de horchata a sangre de tío tranquilote. Algo es algo. En las olimpiadas, el Víctor que he visto en estos últimos partidos nos puede hacer mucho bien, sobre todo en defensa, porque cuando vengan los aleros tanques de los otros equipos y pasen por encima de nuestro Rudy, Claver, junto a San M, serán muy, muy importantes. Ojalá que siga callándome la boca y dándose baños de agua fría por las mañanas, para despertar.


No hay comentarios: