Islas divergentes

3 de diciembre de 2012

La única utopía es el pasado




yo tenía siete y los ojos como un ciervo
y ella era azul, llena de viento.

Fue la primera y rompió mi puzzle
guardando las piezas
más importantes
en los bolsillos de la chaqueta.

“Elia es más bonita que una flor”
escribí tras las cortinas,
para que ella apuntara su faro a mi vergüenza
para que apartara las hojas secas del patio
y bailara conmigo,
como si ya fuéramos mayores.

La única utopía que conozco es el pasado
y todas las piezas que ella me escondió
y que seguiré buscando.

No hay comentarios: