Islas divergentes

17 de enero de 2013

Alejandra Pizarnik




Hasta dónde crecerá Pizarnik si ya no cabe en un pájaro
tampoco en un grito de lluvia, y en todas las ciudades la lloran ojos que nadie conoce. Acarician su huella los niños desplumados de futuro y los embarazados de yerba la comen y comen y comen a todas horas con la lengua encendida.
Hasta dónde Pizarnik
hasta qué vértebra
hasta qué isla fértil
de la locura.

No hay comentarios: