Islas divergentes

4 de septiembre de 2013

Continente



Se que estoy siendo equilibrio

que tengo un trabajo que no acepta Himalayas

necesario el pecho vacío de aeropuertos

que no puedo marabunta

están mal vistos los pelícanos en mi oficina

intolerables las ganas de temblar de calor



y yo tenía un cuerpo continente,

América saltando de nervio escondido,

ojos sin fecha  

hambre sin índice ni suelo

en mi nacían los animales de volcán y colmillo

pirañas anarquistas para los señoritos tiernos del domingo

mar sediento de peces rojos como lenguas

un cuerpo despertador de tristezas.



Me quedan los horarios adecuados para el grito

manojo de risas contadas

vergüenza para esta boca que era cascada

un cuerpo sin playa



Seré cita exacta y fría para el amor

cada tarde

como el dentista que te quita los dientes

y las ganas de vivir.

No hay comentarios: