Islas divergentes

No era pintor

Premonición de la guerra civil, Salvador Dalí



Ya en el colegio, Ramón, el pintor, hacía dibujos extraños. Fueron pasando los años y mientras sus compañeros de clase se dedicaban a la abogacía, la tauromaquia o a la ingeniería industrial, Ramón seguía pintando aquellos seres extraños y tristes.

Pasaron los años, y no se pudo dedicar a la pintura profesionalmente porque nadie lo apreciaba. Así, viéndose sin oficio, se hizo panadero. Mientras se hacía el pan o en su casa, Ramón dibujaba aquellos rostros tristes, secos, enjutos, que a nadie le gustaban. Pasaron los años y un día llegó algo terrible. La guerra. Ese día Ramón salió a la calle y se quedó paralizado. Ramón no era pintor, Ramón era profeta.

2 comentarios:

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Me ha gustado mucho la entrada, Jorge, muy acertada y profética.

Jorge García Torrego dijo...

Esperemos que el cuento no tenga también parte de profética...:D