Islas divergentes

8 de diciembre de 2011

Vida

Con 17 años, Rodolfo caminaba alegre por la vida. Su única intención era descubrir el mundo y enamorar a chicas guapas pero un día todo se torció.

Al salir de casa ese día para ir a por el pan, tuvo el presentimiento de que iba a morir. Se olvidó del pan, volvió a su casa a coger unas pocas cosas y se fue de casa. Rodolfo se pasó la vida viajando, huyendo, pero llegó el momento en que se cumplió su presentimiento. Rodolfo, con 82 años, murió en su cama rodeado de sus tres hijos, su esposa y sus cinco nietos.