Islas divergentes

La que era ella

Catalina Bartolomé, agua


Lo que era fresco
se ha convertido en escombros.

Tu cara,
geografía perfecta para el beso,
ahora es ceniza
destino escondido
el estéril camino
hacia ningún lado.

Ya no nos quedan oportunidades
se quemaron todas juntas
(aunque yo, idiota, no lo supiera)
aquel día en que tu hueco venció la batalla
a tu presencia.

Se me amontonan las hojas
resecas
inútiles
aún me quedan primaveras
pero no contigo,
y ella
aquella que se aproxima
ya ha empezado a desaparecer.




No hay comentarios: