Islas divergentes

Exorcismo fallido


Catalina Bartolomé

Ya no eres aquel animal tranquilo que me besaba desde lejos
con los labios fríos y los ojos calientes.

Eres un recuerdo y no te puedas frotar conmigo
no me quemas cuando te acercas
(porque ya nunca te acercas)
y echo de menos las quemaduras en el centro mismo
de la herida.

A veces la carne recuerda y me lleno de caricias extrañas
pero que huelen a ti.
Siempre vuelves
vengadora
y mi carne se hace nudos, se choca y te ladra con la noche en la boca
pensando en tus dedos ágiles
dulces
y llenos de espinas.

Mis recuerdos son tuyos y no puedo matarlos:

mis manos solo llegan hasta el borde exacto de mi carne.

2 comentarios:

Ange dijo...

Real!!!! Me ha encantado George

Jorge García Torrego dijo...

Exorcismo para dejar de sufrir y que no siempre se consigue.. :S