Islas divergentes

Encuentro en la carretera


                                                                                    KARL SCHMIDT -ROTTLUFF



Me acerco a ti con el mapa entre los dedos
el camino lleno de manos pero tú tan selva
tan muro sin persianas
tan tigre lleno de nudos que es imposible
alcanzarte.

STOP

"Prohibido pasar de 50
grados"

Eres dura como un espejo
pero poco a poco apareces
y ya masticas el asfalto
cuando estás nerviosa.

Vuelves y te pintas los labios de frutas y
todas las ventanas se te abren
sin que te des cuenta.

Tu cuerpo,
asediado de señales
mareado de rotondas
ve pasar el tráfico mientras tose
y tose
lleno de ganas.

Educación sentimental

Chema Madoz



Desde pequeño el amor en un cajón:
"Más vale pájaro casado que cien amantes volando".
Más valía, más vale
morder la jaula que cazar volcanes con la lengua.
Mejor usar muletas de labios
mejor tener, mejor atar
mejor criar un mar esclavo
en la pecera de la tripa.
No lo dudes y clava a tu amad@ al suelo
día a día a la cocina y los sillones.
Clava al suelo
(con enormes puntas de hielo)
la sombra de la cama
y asesina al tigre que se esconde
debajo.

Mejor parar y medir el calor exacto
necesario
que te ofrecen
y dar las gracias.

¿Para qué correr si cada persona tiene un final
un reposabrazos asesino,
un tropezón de jaulas
grises?

Escribe cartas de despedida a tus amantes y a tus labios,
cartas de hasta nunca a tus manos,
a la oscuridad suicida de otros cuerpos y vuelve al sillón,
enciende la tele y aguanta la respiración:
empieza a oler a podrido.

Hazme la guerra


Lauren Craste

No me dejes en paz.
Nunca.

Hazme mil guerras
de dedos
de agujeros,
miradas sin tregua.

No quiero estar en paz;
me asustan los bichos
suaves
que duermen en sofás y que me sorben el ombligo
y el alma.

Moléstame

Córtate las uñas cuando hacemos el amor,
y haz el amor,
cada vez que abra un grifo.

Pero si quieres dejarme en paz y te escuecen los pies,
y te llama el humo caliente de los cuerpos,
no rompas los puñales llenos
aún 
de sangre nuestra
y déjalos
a mano 
 
y sedientos de guerra. 

La superviviente

ENJEONG NOH


Tengo una colección de cadáveres,
atada al pie,
a las manos.

Todas son bellas y sonrientes,
pero tú, querida y amada cadáver,
estás aquí,
mirándome a los ojos.  

Madre


Madre y niño, Guayasamín



Si no te hubiera gustado leer,
ahora tendría martillos o piedras
en las manos.

Si no te gustara leer
sería un hombre normal,
un hombre que abre los cajones y encuentra cosas.

Un hombre admirable que confunde un cuello de mujer
con un jarrón o con un plato hondo.

Me diste el mejor arma del mundo,
27 balas,
y miles de zombies grises para disparar.

Si no te gustara leer,
si no tuvieras (y tuviera) ese hueco insaciable en la sangre,
no sería yo, 
no seríamos nosotros. 

¡Alto ahí!



Roberto Kusterle

Ahora
que solo nos quedan
cucharas y tijeras
te empeñas en ser caliente,
romper tu nariz contra mi pecho
tropezarte de ganas
en mi puerta.

Quédate ahí,
en el borde
estirando el tiempo
la mirada.

No agotes el calor
que se esconde en las ramas
de tu pelo,
y quédate ahí
siempre

en la memoria. 

Vida

Con 17 años, Rodolfo caminaba alegre por la vida. Su única intención era descubrir el mundo y enamorar a chicas guapas pero un día todo se torció.

Al salir de casa ese día para ir a por el pan, tuvo el presentimiento de que iba a morir. Se olvidó del pan, volvió a su casa a coger unas pocas cosas y se fue de casa. Rodolfo se pasó la vida viajando, huyendo, pero llegó el momento en que se cumplió su presentimiento. Rodolfo, con 82 años, murió en su cama rodeado de sus tres hijos, su esposa y sus cinco nietos.

*


Man Ray


Si no fuera por el limón que te nace
tan rojo
entre los labios
todo sería tan desierto,
todo tan piel
todo tan ceniza y tan madera seca.

Entre los labios, como un relámpago húmedo
tu lengua me indica el camino perdido a las algas
la vuelta al terreno viscoso
muscular
de la pasión.


Mañana 3 de diciembre, recital de Sextavocal en la Vitrina, Soto del Real



Mañana sábado me estreno con la compañía serrana de poesía Lasextavocal. Espero que podáis venir a acompañarnos, no por mi poesía sino por la calidad que tienen algunos textos de mis compañeros. Merece(n) mucho la pena. Por ahora os dejo aquí unos cuantos poemas a ver si consigo animaros.  Abrazos,

Si no fuera por el limón que te nace
tan rojo
entre los labios
todo sería tan desierto, 
todo tan piel 
todo tan ceniza y tan madera seca.

Entre los labios, como un relámpago húmedo
tu lengua me indica el camino perdido a las algas
la vuelta al terreno viscoso
muscular
de la pasión. 

Vegetación


La primera vez que vi tus ojos fue en aquel programa dedicado
a los leopardos.

Te escondías como un recuerdo,
entre pelícanos y tarzanes.

Me cazaste,
y tu generosa humedad de iguana me dio tres besos.

Te acercaste y fuiste dócil,
parque urbano con tus niños en bicicleta,
el césped rojo,
y tu lago de agua
aún tan caliente.

Yo te paseaba
te meaba en las esquinas alejadas
tocaba la tierra
y las escamas de tus peces.

Te acercaste tanto que ya no puedo dejarme cazar
fumarme los cigarros en tu césped rojo,
lamiendo y aspirando el humo
como si tuvieras
aún
savia en los árboles.

Raíces

Aquellas noches nos penetramos las raíces que no eran nuestras.

Aparecían por la noche en la oscuridad que atropellábamos
y los ojos abiertos.

Eran raíces que quemaban la ropa y la hacían montoncitos pequeños
de ceniza.

La noche,
tan cerca,
nos convertía en bestias hambrientas
y suaves.  

Vanesa Pérez Sauquillo en la Huelga



En el cuarto amarillo/los amantes encienden las/palabras. Y ayer 30 de noviembre, Vanesa Pérez-Sauquillo prendió con fuego abecedario La Huelga (Lavapiés, Zurita 39) con la cerilla que le entregó Rodrigo Galarza y su Museo Salvaje que organiza cada último miércoles de mes en este local. 

Vanesa recitó poemas escuetos, estrechos y profundos como cerraduras de sus cuatros libros ya publicados    (Estrellas por la alfombra 2001, Vocación de rabia 2002, Invención de gato y Bajo la lluvia equivocada 2006) y algunos otros aún inéditos. La poesía de Vanesa tiene luz, como ya dije en la crítica de versátil.es, y se trata de una poesía delicada, clara, que no choca con las palabras pese al conflicto, pese al dolor. Una poesía que fluye y que se puede enseñar a la gente que no entiende de poesía. A esa gente que odia la poesía pero que ama la vida. Esa gente que se reconocerán con la voz de Vanesa, con sus dudas, sus recaídas y con sus euforias. 

Y ahora os dejo un poema suyo que escuché ayer y sentí como dolía, como me agarraba, en primera persona:

dime,
si me frotabas
hasta romperme en hebras,
por qué nunca pasaste los dedos
a través.
Por qué no me agarraste.