Islas divergentes

Sueño infantil


Edmund Dulac


El niño que se escondía las manos en la chaqueta
aquel que no sabía pegar patadas
aquel que escuchaba a las niñas y no entendía
ni entiende
nada,
sufre porque se le escapa, 
nunca más la única niña que entendió en la vida y se saca
se saca como un loco las manos de los bolsillos
y pega patadas
como Cristiano y como Messi
todas las patadas que haga falta para que ella mire
para que ella puñal
para que merezca la pena dejarse la uña morada
romperse las zapatillas,

Lo que haga falta
si ella
me mira.

No hay comentarios: