Islas divergentes

17 de septiembre de 2012

Reseña de "Las cartas que debía", de Rafael Soler


  
Las cartas que debía es la vuelta al recuerdo, al sentimiento, del  ingeniero, sociólogo y poeta, Rafael Soler. En el libro, publicado por Ediciones Vitrubio hace un año y reeditado en este 2012, recoge la voz de un poeta que ha vuelto hace pocos años al mundo poético y que se había mantenido aparte de la poesía desde los años ochenta.

Este Las cartas que debía es un ajuste de cuentas de Rafael con las personas y las situaciones que se han quedado enganchadas en su recuerdo. Así, se recogen los sentimientos que se deberían haber dicho y que no se dijeron, las miradas que no llegaron, las cartas que no se abrieron.

Rafael nos cuenta, en largas cartas de once poemas o en otras con tan solo uno, su vida y los caminos que quedaron atrás y que se quisieron tomar. Un repaso de una vida. Un ajuste de cuentas.

Creo que a Rafael se le entiende muy bien, tiene una poesía fácil pero a la vez profunda que va en paralelo a las ideas del lector, que entiende como cercano el dolor por la ausencia en el  poeta. Elemento central del libro, la ausencia vertebra la narración, la hace comprensible por el hueco que dejaron personas queridas y como, a través de estas cartas, se intenta sanar.

Morir a los veinte, pido, ser eterno porque seguir viviendo es seguir en riesgo, ya que al final, antes o temprano, vivir te costará la vida. Por eso, ya que la muerte es inevitable,  qué mejor que vivir sin mirar atrás, libres, pero siempre, por si acaso, con la carta cerca de la mano. Para no olvidar a nadie que fue importante.

Os dejo un poema suyo:


Piso nueve, un balcón y zapatillas

 

En la boca
un sabor sacarina despedida
contemplando con el viento los manteles
las camisas una escoba
tanta vida

tanta prisa por dejar lo que tienes

los ruidos del verano y otro paso
de cintura para arriba cuesta abajo
 

cuesta tanto
 
en los ojos preparada la caída
y en las manos con tus manos sólo manos
cuando pisas el vacío sin llamarlo.

 

RAFAEL SOLER
LAS CARTAS QUE DEBÍA
EDICIONES VITRUBIO
ABRIL 2012
122 PÁGINAS