Islas divergentes

5 de octubre de 2012

LOS POEMAS DEL BASKET: 2. Escolta


Nikola Loncar

Tú calientas el látigo
y la muñeca
cuando otros mueven sus tobillos
y sus cuellos de corderos.

Te dicen que la pases
que juegues en equipo
pero tú sabes que la derrota es tuya
que la victoria es tuya y que el arma está en tu mano,
que ya no hay marcha atrás
que el balón está en el aire
y no habrá naufragio ni rebote
tan solo cinco cuerpos fríos
sobre la pista.