Islas divergentes

Se te olvidó coger la fruta

Alfons Mucha

Que yo no soy un perro que te quiera por tu hueso, que yo soy el frutero que te acaricia y sueña tus mandarinas, pero tú no te das cuenta, que a ti dos uvas te bastan, dos nada más te llenan la gruta seca de la boca y no ves que tengo los labios llenos de fruta y que se me están pudriendo de espera, cayendo y rodando por el suelo sin que nadie, sin que tu, sin batalla. 

La pena es que a ti una manzana seca te llene el hueco más redondo de tu cuerpo, y vienes con tu cuchara de metal a por tu pieza, a matar el hambre minúscula que te llama, pero yo lo que quiero es que abras los cauces y chorrearte todo el viernes de melocotones, que no te quepan es lo que quiero, que engordes de sábado y de lluvia de mi cuerpo, que mis frutos no los aplasten los coches fríos de las carreteras, que sea tu hambre la culpable de que exploten y refresquen
alegres
tu boca.



No hay comentarios: