Islas divergentes

Cuando estás o no




cuando estás me hierve el tigre y se me funden las sillas
y las cosas a medias.

Cuando estás me río de lluvia a cielo abierto
a tripa abierta y dedos abiertos pero cuando no
cuando no estás se me abren grietas
se me abre huracán de basura en la cocina
me ahorca la distancia
y tan cerca.

Cuando estás se nos desata el tiempo de las manos
y a quién le importa si ya estás, si estamos
y lo demás es paisaje.

Y cuando no estás, pero estás, mis manos caen al vacío
gritando.
Y cuando estás y yo no estoy, asesino animales rojos que te nacen en la boca
y que no vuelven.

Pues eso, que a ver si nos aclaramos,
porque así no se puede.

2 comentarios:

Hostal mi loli dijo...


Que bueno el poema, y se nota que tienes mucho temperamento jajaja. Abrazos.

Jorge García Torrego dijo...

jajajaja, no, no, en realidad soy un blando. Esto lo pongo por aquí pero luego me achanto! Un abrazo