Islas divergentes

Mi casa

Yo tengo una casa que empieza en mi cuerpo
y acaba en el suyo.

Mi esperanza tiene dos bocas
a veces es un nudo
y otras 
un río caliente. 

Mi casa no acaba nunca
y todas las ventanas me pertenecen. 

No hay comentarios: