Islas divergentes

25 de enero de 2013

Mi casa

Yo tengo una casa que empieza en mi cuerpo
y acaba en el suyo.

Mi esperanza tiene dos bocas
a veces es un nudo
y otras 
un río caliente. 

Mi casa no acaba nunca
y todas las ventanas me pertenecen. 

24 de enero de 2013

Con versando con Ana Montojo



Hace ya mucho tiempo que os dejé el último Con versando, ya sabéis, ese programa en el que Paloma Corrales entrevista a grandes poetas contemporáneos. Y ya era hora. Por eso ahora os traigo la siguiente entrevista, que en este caso se trata de Ana Montojo, una poeta que no se deja nada dentro, a la que se le agolpan las palabras con martillo en la boca y tiene que sacarlas. Que las disfrutéis.

Aquí os dejo un poema de Ana:

LA MEMORIA

Hubo una vez un verso
que encalló entre arrecifes de memoria
y murió sin llegar a ser poema.

Intentaba nadar
hasta la arena
blanca del presente
y edificar castillos de esperanza.

Pero llegó una tromba de pasado
y se ahogó en un tornado de dolores.

Recuerdos puntiagudos
abrieron las heridas suturadas en falso
y brotaron palabras empapadas en sangre.

Sólo quedó un proyecto de poema
enredado en las algas de la historia.

20 de enero de 2013

Carta de trabajadores de RNE a los ciudadanos españoles

Ante los cambios que está sufriendo RNE en los últimos tiempos, un grupo de trabajadores queremos deciros que esta no es la radio que queremos hacer. Ni queremos esta, ni queremos la de Aznar, ni queremos la de Felipe ni la de Zapatero. Queremos la de los últimos años. Esa que, por fin, era fruto del consenso obligado entre los partidos. Esa en la que la ideología quedó al margen y pudimos trabajar con libertad y con criterios exclusivamente profesionales. Esa que, siendo mejorable, nos situaba por primera vez cerca de los medios internacionales más avanzados y serios. Esa que ha sido reconocida dentro y fuera de España, y por gente de todas las ideologías.

Pero en un solo mes esa radio ha desaparecido. No sólo hemos vuelto a los tiempos de la manipulación y el sectarismo, sino que se añade algo mucho más grave: el hundimiento de la calidad. Y eso no tiene nada que ver con izquierdas o derechas. Desde nuestros sitios asistimos cada día atónitos, indignados y tristes a cómo se perpetra una radio que es de todo menos profesional. Una radio hueca en la que vuelve a primar el discurso oficial. Una radio en la que los temas incómodos para el gobierno desaparecen o son relegados, y los que son irrelevantes pero positivos para el ejecutivo, suben a los primeros puestos. Una radio en la que nos saltamos directos y ruedas de prensa fundamentales y, lejos de poner el grito en el cielo, nos damos palmadas en la espalda. Una radio de entrevistas pelotas y superficiales a la derecha y llenas de reproches a la izquierda. Una radio en la que los presentadores de los informativos (que, en su mayoría, no tienen experiencia en esa tarea) hacen editoriales y apostillan alegremente con opiniones, siempre del mismo lado. Una radio en la que hemos pasado de la exigencia y la seriedad, a la desorganización, el desconocimiento y la despreocupación.

Pero no sólo ha cambiado la forma de hacer la radio, sino quiénes hacen la radio. Porque aunque seguimos siendo los mismos, la mayoría están cambiados de sitio. Volvemos a aquellos tiempos en los que cuando llega una nueva dirección arrasa con todo y no por razones profesionales como dicen. Porque ¿quién se cree que se cambien todos los editores y presentadores de los programas e informativos, los nombres de los espacios, las sintonías, o incluso los jefes técnicos e informáticos sólo por razones profesionales? ¿Todos los que estaban eran malos? ¿Todos los que están ahora son mejores? Entendemos que una dirección debe rodearse de gente de su confianza, pero llegar a hasta ese punto no se explica si no es porque quieres poner “a los tuyos” y volver a utilizar la radio como tu cortijo.

Pues quienes piensan así deben saber que estamos hartos de que a los trabajadores se nos tenga por un ejército que está ahí para obedecer las instrucciones de unos o de otros aunque sean opuestas, ilógicas e injustas. Estamos agotados de que nuestras carreras profesionales fluctúen o ni existan por razones ajenas a nuestro trabajo. Por no aceptar órdenes políticas o porque otros las aceptan demasiado. Y lo que es peor, estamos tristes porque sabemos que no hay mayor mal para una radio que estar cambiando constantemente las voces, los programas y las formas. Porque así es imposible fidelizar oyentes. Y ahora que habíamos empezado a conseguirlo, volvemos a tirarlo por tierra.

Pero hay otra prueba de que los cambios no están motivados por razones profesionales: la redacción ha dejado de “sonar”. La espontaneidad, los debates, la tensión informativa… Todo ha desaparecido para dar paso a un silencio motivado por el miedo a las represalias. Porque ya hemos visto cómo muchos compañeros –directivos o redactores de base- han sido retirados de sus puestos “naturales” sin justificación y con formas un tanto mafiosas. A lo que hay que añadir una bajada de sueldo que asumíamos por cómo están las cosas, pero que ha empezado a irritar cuando, por ejemplo, hemos visto que la mayoría de los nuevos directivos están remodelando sus despachos (obra incluida). ¿De verdad es necesario? ¿No les parece un gesto de desprecio hacia sus trabajadores?

Y así van pasando los días y empiezan a normalizarse una mediocridad y una manipulación que, en absoluto, son normales. Ni debéis admitirlo los ciudadanos, que sois quienes pagáis esta RTVE, ni debemos admitirlo los trabajadores.

Por eso, ante la falta de reacción de nuestro consejo de informativos, hemos decidido actuar. Para hacer saber a los ciudadanos que no compartimos esta radio y que sabemos que estamos siendo el hazmerreír. Para decirle a la nueva dirección que manipular hoy en día, con unas redes sociales que te desmienten al minuto, solo nos lleva a hacer el ridículo. Para decirle al gobierno que cuando se permite semejante bajón en la calidad la audiencia
huye y la radio no sirve ni para manipular (aunque quizá ese sea el plan: servir en bandeja su cierre). Y para decirles a los compañeros que somos más, que no nos pueden castigar a todos y que nos estamos jugando el futuro.

Como periodistas que defendemos la transparencia lamentamos tener que empezar de forma anónima, pero eso cambiará. Mientras tanto os dejamos una cuenta de twitter (@salvemosRNE) desde la que iremos denunciando todo lo que va pasando en RNE y desde la que, esperamos, vosotros también denunciéis. Porque estamos juntos en esto. Si una vez se consiguió una RNE de calidad, se podrá siempre.

El colectivo “Salvemos RNE”

Zombie Journal en KO Boy "El mensajero"

Ayer descubrí que José Ramón Lorenzo, el director de Radio Telaraña de La Cabrera, había hecho una generosa mención de la presentación del ZOMBIE JOURNAL en Torrelaguna que hice el viernes en su blog KO Boy "El mensajero". Aquí os dejo el link para que la echéis un ojo. 

http://joserlorenzo.blogspot.com.es/2013/01/zombie-journal.html

(Por cierto, donde dije generosa quise decir generosísima!)

17 de enero de 2013

Alejandra Pizarnik




Hasta dónde crecerá Pizarnik si ya no cabe en un pájaro
tampoco en un grito de lluvia, y en todas las ciudades la lloran ojos que nadie conoce. Acarician su huella los niños desplumados de futuro y los embarazados de yerba la comen y comen y comen a todas horas con la lengua encendida.
Hasta dónde Pizarnik
hasta qué vértebra
hasta qué isla fértil
de la locura.

5 de enero de 2013

4 de enero de 2013

Primera presentación del ZOMBIE JOURNAL

Ya está aquí el Zombie Journal, esa locura que se me ocurrió hacer el verano pasado. El Zombie Journal, antes de ser zombie, era solo Journal(periódico), un periódico normalucho, con su público, su tirada regulera, y su publicidad, pero poco a poco se fueron perdiendo los lectores y terminó muriendo con esta crisis del papel que aún hoy va dejando periodistas, escritores, y editores tirados por las cunetas con las tripas vacías. 
La crisis del papel que nos negó el trabajo a las manadas de periodistas con olor a tinta y que nos pilló con el pie cambiado. Pero el periódico volvió a la vida, pero con una cosa rara, LA LITERATURA. Ahora, en lugar de noticias, cuentos. En lugar de reportajes, poesías, y este es el especímen que presentaré el próximo 18 de Enero, a las 21:00, en el Alfolí de la Sal de Torrelaguna (C/Estrella 7). 




3 de enero de 2013

Ya está en la Calle ZOMBIE JOURNAL

Hoy, día 3 de enero con un frío que agarrota todo lo que se aventure a salir más allá de la bufanda, ha nacido ZOMBIE JOURNAL:



Zombie Journal es un periódico que murió hace años. Un periódico cotidiano, con sus noticias y fotos como otro cualquiera. Diario con sus idas y venidas, con su redacción y sus tiros a canasta en la papelera. Hasta que llegó la CRISIS DEL PAPEL. A medida que la crisis se comía los ingresos de los medios de comunicación como si estuvieran recién salidos del horno, Zombie Journal, como el resto de medios de papel, tuvo que reducir sus sueños y su tirada fue bajando y bajando y bajando y bajando hasta que ya no se pudo bajar más y se dijo a los empleados que bajaran al primer piso y allí ah, se me olvidaba. No vuelva mañana ni pasado. La rotativa no se cambiaba y un día llegó a tatarabuela, con sus tuercas centenarias y sus letras melladas. Se redujeron costes, los pilots por bics, las tintas chinas por tintas de calamar y, poco a poco, el periódico, que en algún momento fue ejemplo de buen hacer, con sus investigaciones y análisis internacionales, murió con estrépito y harakiris de llaves que ya no sirven, secciones ingeniosas que ya nunca más harán reír ni llorar.

Así pasaron los años, internet fue haciendo régimen a todas las publicaciones físicas, manchadas, olorosas, y llegó el momento en que ya nadie podía meterse ninguna revistilla ni ningún diario bajo el brazo porque, sencillamente, ya no existían. El estanquero ahí no se, yo ahora trabajo de diseñador web y el resto de la gente con sus pantallas, pantallitas, pantallotes por todos los lados sin que nadie ponga fin, sin que nadie desenchufe y agote todas las pilas mientras el papel se pudre en los cajones, en los contenedores de reciclaje, porque los ojos ya solo quieren leer el cristal, el plástico, la fría superficie perfecta.

Y en este momento dramático aparece Zombie Journal. Del fondo de una papelera de periódico, compuesto por noticias y fotos antiguas que tomaron forma y se pusieron de pie gracias al virus de la literatura. Aquí les dejo con las noticias infectadas de este querido periódico resucitado del papel, la tinta y el sudor de tantos periodistas que ahora están muertos o que han renacido como publicistas, putas de lujo, o políticos. O todo junto. Que lo disfruten.


A partir de ahora podéis poneros en contacto conmigo a través del blog, del FB o en persona en las presentaciones que vaya haciendo poco a poco. Podéis ir abriendo boca en la parte superior del blog, ¡nos vemos!